Escala tu montaña

En la foto adjunta, me encuentro en la carretera que cruza la Cordillera de los Andes, entre Argentina y Chile, frente a la montaña más alta de América, el Aconcagua, que llega casi a los 7000 metros.

Fue en 1988, aunque no participé de una expedición para ascender a la cima, sino que iba de excursión turística.

Varios años después, con mi pasión enfocada en el coaching, y en mis encuentros de formación, encontré que algunos nos hablaban de las “montañas” que se nos presentan en la vida: la concreción de un sueño, la superación de una experiencia dolorosa, un reto profesional, el estudio de una carrera, etc.

Y recordé más de una situación vivida en mi pasado, en la que las dudas, los temores, los problemas, asemejaron mi vida como a una montaña, difícil de escalar.

Llegar a la cima requiere mucho esfuerzo, entrenamiento físico, mental y espiritual, y a medida que se va ganando altura, extremar los cuidados (disminuye la presión del aire, el clima es más frío…)

La montaña está ahí”, afirmó Edmund Hillary, el primer hombre que llegó a la cumbre del Everest. Pero nadie sube solo.

Es suicida. Se necesita contar con el apoyo de un buen equipo humano. Las herramientas, los pertrechos, provisiones, son esenciales, por supuesto, pero lo es más el equipo humano.

En la vida, hay situaciones que parecen superarnos. Una “montaña” de preocupaciones, temores, problemas, incertidumbres. “Tu montaña está ahí”, como dijo Hillary, mas será necesario aceptarla, y ver cómo la puedes escalar, que, hablando en metáfora, será ir superando cada escollo, problema, miedos ,a medida que vayas ganando altura. Aunque sea muy alta. Aunque haya momentos de avanzar, como retroceder, ascender como también descender.

Busca el tiempo, hazte de las herramientas necesarias, y por sobre todo, ¡ten un equipo humano de excelencia que te apoye!

Desde el profesional que puede brindarte ayuda, mentoría, entrenamiento, hasta los compañeros que te alientan y celebran tus logros.

Y tus merecidos logros, si los asumes con humildad de corazón, serán ejemplo para muchas personas.

¡Escala tu montaña!¡Llega a la cima! ¡Alaba y bendice al Creador por tu triunfo!

¡Contempla nuevos horizontes…y ve a por ellos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *